Waterpolo (Noticias)

Acabó la liga. Seguimos en segunda.

Temporada 2013/14. El grueso del grupo que consiguiera hace ahora casi un año el ascenso a Segunda División en la fase de Portugalete, junto a algunas jóvenes incorporaciones, tenía este año un reto completamente distinto, una liga regular de 18 jornadas con 18 partidos en los que cualquier concesión te hace perder. El objetivo, consolidarse como equipo y mantener la categoría. Las armas, trabajo, unidad e ilusión.

Tras una larga pretemporada, y muchas horas de entrenamiento dando continuidad a lo empezado el año pasado se fue forjando una identidad y una manera de jugar que han dejado al Cuatro Caminos en una octava posición mucho más cercana al sexto puesto que a las posiciones de descenso. Balance positivo, no tanto por los resultados, muy mejorables, sino por lo aprendido y por el potencial atisbado en ciertos tramos de la liga.

El inicio de temporada fue ilusionante, partido luchado frente al todopoderoso WP Turia en su piscina, y dos victorias consecutivas; la primera se lograba en casa con cierta solvencia frente al CW Navarra y la segunda una de las más bonitas de la temporada, en la pileta del CN Premia y demostrando el verdadero potencial de este equipo. Victoria que resultó cara pues aquí comenzó un sinfín de bajas y problemas de todo tipo que no permitieron contar con todos los jugadores el resto del año.

El primer palo de la temporada llegaría en Cagigal frente al CN Caballa, derrota sin excusas frente a los ceutíes donde poco se pudo hacer ante su potencial ofensivo. El siguiente sábado el equipo se supo reponer y consiguió otra maravillosa victoria a domicilio frente al WP 9802, partido notable de los nuestros tanto en defensa como en ataque.

El equipo parecía imparable pero la realidad era otra, tres derrotas consecutivas en un aciago mes de diciembre, nos dejaron en mitad de la tabla. De estas, la más dolorosa fue la revancha que se tomaron los de la Ría de Portugalete aplicando un severo correctivo a los nuestros tras un largo viaje. Después derrota por la mínima en el M.86 frente al CW Dos Hermanas, por entonces líder invicto, que tuvo que sudar para llevarse los 3 puntos a Sevilla. Y la última, con el equipo de vacaciones de navidad anticipadas, llegó en la inmensidad de la piscina de Málaga donde acusamos las bajas y poco hicimos más que mantenernos a flote.

La navidad sentó bien y a la vuelta esperaba el partido más emocionante de la temporada frente al DN Portugalete en Cagigal, con ganas de sacudirse el dolor de la derrota de la ida se consiguió una preciosa victoria con la grada llevando al equipo y que nos dejaba con 12 puntos en el ecuador de la liga.

Después de esto las cosas empezaron a no salir. Se sucedieron hasta cinco derrotas seguidas que hicieron daño en la moral de los chicos. La primera en Las Palmas, se jugó mal y el largo viaje y la temperatura del agua no ayudaron a nuestro rendimiento, al menos el viaje sirvió para hacer equipo pues hasta allí se desplazaron 18 componentes y disfrutaron del fin de semana. Después se vendió cara la derrota en casa frente al ascendido Turia por tan solo dos tantos y ante su equipo de gala que en toda la temporada sólo viajó al completo a Madrid. La tercera, la más inesperada y dolorosa de todas, 9-8 en la piscina del Navarra. Nos dejó más helados que el propio viaje por carreteras nevadas. Ellos fueron a por todas y nosotros pagamos el exceso de confianza, sin duda la peor sensación del curso. La cuarta, en el viaje a Ceuta (el otro ascendido) donde nos mantuvimos en el partido hasta el descanso, a partir de ahí su mayor ritmo de juego nos acabó desbordando. La última, fue en casa ante el Premia, equipo que fue de menos a más durante la temporada y que venía con ganas de revancha. Partido disputado que cayó de su lado por la efectividad de unos y otros en las superioridades.

El rumbó cambió ante el colista, WP9802. Una victoria clara en el resultado pero que no llegó hasta el último cuarto, dejaba a los nuestros matemáticamente otra temporada más en la categoría. A partir de ahí, ya con los deberes hechos y el equipo algo más relajado, se perdió frente a Málaga en casa en un partido con opciones y frente a Dos Hermanas en Montequinto donde hubo dos partidos, igualdad hasta el descanso y correctivo en la segunda parte. En la jornada de clausura llegó la última alegría del año, clara victoria ante Las Palmas obteniendo el mejor resultado del año y dejando a los nuestros octavos en la clasificación con 18 puntos logrando su mejor puntuación de siempre.